EL INICIO


Era largo el amor bajo los pinos.
Pequeños como espigas, nuestros cuerpos
habían descubierto manantiales
de adelfas y jazmines
dormidos en la piel.
          Los labios extendían
su hermosa dictadura
como si fueran ráfagas
de un viento inagotable,
y en la memoria el tiempo dispersaba
las primeras semillas de una lumbre
dulcísima y feroz.
Yo jugaba despacio con el rubio
milagro de sus trenzas,
modelaba en mis manos su ternura
hecha barro reciente y ofrecido.
Y ella, toda universo, me miraba,
duradera y fugaz como una aurora.
Era largo el amor, y prodigiosas
aquellas horas lentas
tan repletas de luz, tan regresadas
a través de la lluvia.
Mas, ¿era aquello amor, o solamente
la vida que brotaba
fulgurante y sumisa ante nosotros?
Entonces no sabíamos
dónde estaba el secreto de los astros
y la respuesta anclada, lejanísima,
nunca rompió el sigilo.
   Pero adentro, en las hondas
veredas de la sangre,
un ancho patrimonio de volcanes
resonaba.


4 comentarios:

  1. Divino patrimonio resonando al inicio del amor y de la vida... bajo el secreto de los astros. Qué delicia volver a entrar tus entrañables poemas.
    Mi abrazo enorme en la distancia, querido Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Los sentimientos de juventud, explotando en los verso, explorando la profundidad de cada alma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El alma ha hablado. Es un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando el amor es profundo, ruge en lo profundo y ahí alimenta el camino que se sigue con aquel que es nuestra otra parte que nos lleva por la vida.
    Hermoso
    Gusto de leerte.-

    ResponderEliminar

Seguir este blog