MI CALLE



Se ha quedado mi calle solitaria,
detenida en la ausencia, recóndita y fugaz.
Pero yo veo las huellas de las gentes que un día
el esplendor le dieron de sus pasos,
y el ritual sereno de sus voces.
en su asfalto dejaron.
Mañana volverá, quizás, la vida,
a renacer pujante, feraz, iluminada
por aquel nuevo sol que todos esperamos,
y volverá el clamor, la risa, las palabras,
el bullicio vital, la generosa entrega
de una antigua alegría.
Pero esta calle es hoy sólo silencio,
patético vacío, memoria desolada.
Esas huellas que veo, que quizás sólo existan
en el azul ensueño de mis ojos,
                            la salvan para siempre,
                            la inventan, la descubren, la rescatan.
                       
                            (En el blog desde 28/03/2020)




12 comentarios:

  1. Qué ternura hacia el loco que hasta los pájaros sonreían.

    Muy buen poema. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidad Antonio, triste por la soledad del hombre pero que a su manera sería feliz hablando con los pájaros.
    Me ha encantado esta metáfora: "el invierno posado en su sombrero". El final, un remate regio.
    He disfrutado la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. MUY BUENO , ANTONIO . HE DUDADO EN LLAMARTE DON ANTONIO . ME HE QUEDADO , SIMPLEMENTE , CON SEÑOR PORPETTA .


    UN ABRAZO FUERTE .

    GUILLERMO.

    ResponderEliminar
  4. Querido Antonio, no te olvido. Bello poema, dedicado a ese loco que murió en primavera.
    Él sabía que, sus amigos los pájaros, salen de sus escondites en primavera y lo acompañarían en su muerte. Tierna y triste historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. MI CALLE
    Mañana volverá el beso fragante de una alegre primavera.
    Tus huellas en tus ojos y en tus versos.
    Un beso grande querido Antonio.

    ResponderEliminar

Seguir este blog