LAS PALABRAS




Llegan puras, calladas,
                                   como dulces insectos,
invadiendo mi frente
                                   con su zumbido leve,
portando entre sus alas
                                   esos frágiles fuegos
que estallan en mi sangre
                                   sus cascadas de vida.
Me adivinan cansado
                                   de caminar el aire,
de pulsar el espacio
                                   que me conduce a ellas,
y entonan en mis labios
                                   sus cánticos de polen
en los que sólo crecen
                                   espejos y almenaras.
Algunas traen la noche
                                   ardiendo entre sus dedos
y derraman su acíbar
                                   en mis pobres asombros;
otras son manantiales,
                                   fulgurantes prodigios
que anidan en mis huesos
                                   sus entrañas de azogue.
Palabras como huellas,
                                   dejando en los alféizares
un lacre enamorado,
                                   vivísimas palabras,
saltimbanquis del alma
                                   sobre una red de sombras,
palabras como astros,
                                   como madres sonoras,
diminutas palabras,
                                   que juegan como pájaros,
palabras generosas
                                   que nos llenan los ojos

de un trigo inagotable,
                                   doloridas palabras,
palabras desplegando
                                   tormentas y paisajes.

Vosotras sois mi patria,
                                  mi único universo:
sólo con vuestro aliento
                                  puedo habitar sin llanto
esta vieja intemperie,
                                  esta piel fatigada.
Vosotras me hacéis libre:
                                  en vosotras renazco.


En el blog, desde 31/05/2019.















13 comentarios:

  1. Bellos todos, con la sabiduría del camino recorrido en la poesía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Dijo Borges: "No hables a menos que puedas mejorar el silencio".
    Y tú, querido Antonio, no solo lo mejoras: lo enalteces.

    Gracias, amigo, por tan bellos poemas. Y tan sabios.
    Un abrazo desde esta Córdoba argentina, en la otra orilla del Atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan Carlos. Te correspondo con una "greguería" de nuestro Ramón Gómez de la Serna que me emociona siempre que la recuerdo: "Lo terrible no es matar un pájaro. Lo terrible es matar un vuelo". Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un verdadero placer leerte, Antonio. Me quedo con todos.

    Afectuosamente.

    ResponderEliminar
  4. Hola, D.Antonio. Siempre es un placer leer un POEMA suyo. Una de las pocas cosas buenas que tiene la nostalgia es que, si visita un alma sensible y con el don de escribir de la forma que usted lo hace, pues nacen poemas como este, para deleite y disfrute de otras almas. Un abrazo, admirado maestro.

    ResponderEliminar
  5. Hola poeta Me tenes olvidada
    un abrazo por tus bellas letras

    ResponderEliminar
  6. Un fuerte abrazo acompañado de mi enhorabuena.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Maestro, es un honor para nosotros leer esa dedicatoria bajo su inmenso poema. No he leído nunca un homenaje más hermoso a los ojos femeninos. Magistrales personificaciones y metáforas...maneja como nadie los recursos. Muchas felicidades y mil gracias. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Cada palabra escrita es un hermoso poema... Como siempre encantada de leerle de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Seguir este blog