EL SECRETO




Ya todos lo sabéis,
mas quiero recordaros
que el secreto es sencillo:
                                             simplemente
hay que saber mirar,
aunque la luz nos duela en las pupilas.
Mirar en derredor,
                                 dejar la huella
de nuestro claro asombro estremecido
en la tersa madeja de los días
hasta horadar las grietas del silencio.
Después,
                 aprisionar en la memoria
ese raudal de dádivas
que generosamente nos ofrecen
tantas hondas verdades escondidas
en las cumbres del tiempo y del espacio.
Luego reír, llorar,
                                enamorarnos
de todo el universo,
incorporarlo a nuestra piel,
hacerlo nuestro,
                              nuestro.
Y esperar el milagro cotidiano
de que un astro nos prenda la garganta
e incendie nuestra voz.
Tan sólo eso.


(En el blog desde 16/07/2019)



Seguir este blog