MI CALLE



Se ha quedado mi calle solitaria,
detenida en la ausencia, recóndita y fugaz.
Pero yo veo las huellas de las gentes que un día
el esplendor le dieron de sus pasos,
y el ritual sereno de sus voces.
en su asfalto dejaron.
Mañana volverá, quizás, la vida,
a renacer pujante, feraz, iluminada
por aquel nuevo sol que todos esperamos,
y volverá el clamor, la risa, las palabras,
el bullicio vital, la generosa entrega
de una antigua alegría.
Pero esta calle es hoy sólo silencio,
patético vacío, memoria desolada.
Esas huellas que veo, que quizás sólo existan
en el azul ensueño de mis ojos,
                            la salvan para siempre,
                            la inventan, la descubren, la rescatan.
                       
                            (En el blog desde 28/03/2020)




Seguir este blog