LAS PALABRAS




Llegan puras, calladas,
                                   como dulces insectos,
invadiendo mi frente
                                   con su zumbido leve,
portando entre sus alas
                                   esos frágiles fuegos
que estallan en mi sangre
                                   sus cascadas de vida.
Me adivinan cansado
                                   de caminar el aire,
de pulsar el espacio
                                   que me conduce a ellas,
y entonan en mis labios
                                   sus cánticos de polen
en los que sólo crecen
                                   espejos y almenaras.
Algunas traen la noche
                                   ardiendo entre sus dedos
y derraman su acíbar
                                   en mis pobres asombros;
otras son manantiales,
                                   fulgurantes prodigios
que anidan en mis huesos
                                   sus entrañas de azogue.
Palabras como huellas,
                                   dejando en los alféizares
un lacre enamorado,
                                   vivísimas palabras,
saltimbanquis del alma
                                   sobre una red de sombras,
palabras como astros,
                                   como madres sonoras,
diminutas palabras,
                                   que juegan como pájaros,
palabras generosas
                                   que nos llenan los ojos

de un trigo inagotable,
                                   doloridas palabras,
palabras desplegando
                                   tormentas y paisajes.

Vosotras sois mi patria,
                                  mi único universo:
sólo con vuestro aliento
                                  puedo habitar sin llanto
esta vieja intemperie,
                                  esta piel fatigada.
Vosotras me hacéis libre:
                                  en vosotras renazco.


En el blog, desde 31/05/2019.















Seguir este blog